Los signos del envejecimiento facial es uno de los problemas que más preocupa a hombres y mujeres. El paso del tiempo deja su huella en nuestra piel y las arrugas y líneas de expresión comienzan a campar a sus anchas de forma inevitable.

Afortunadamente, las constantes innovaciones en el campo de la medicina y cirugía estética ponen a nuestro alcance diferentes productos, técnicas y tratamientos que nos permiten retrasar la acción del paso del tiempo en nuestra piel, y volver a lucir un rostro terso y de aspecto mucho más joven.

En este post te hablaremos acerca de los hilos tensores, una de las técnicas de rejuvenecimiento facial que está ganando terreno en el campo de la medicina estética gracias a los magníficos resultados que ofrece, sin necesidad de pasar por el quirófano. Este tratamiento es una forma segura, rápida e indolora de conseguir un efecto lifting sin cirugía y con resultados inmediatos y duraderos.

Tipos de hilos faciales

Existen varios tipos de hilos faciales:  hilos tensores no reabsorbibles, hilos reabsorbibles y los mixtos. Cada una de las variantes ofrece unos resultados determinados y la elección de una u otra dependerá de las necesidades y características físicas del paciente.

  • Hilos tensores no reabsorbibles: Estos hilos están compuestos de polipropileno, un material totalmente biocompatible y antialérgico. Al no ser reabsorbibles ofrecen resultados muy duraderos o permanentes.

  • Hilos tensores reabsorbibles: Hilos Silhouette Soft. Son hilos compuestos por materiales biocompatibles y reabsorbibles por el cuerpo humano, por lo que sus resultados tienen una duración determinada. Suelen estar compuestos de polidioxanona y/o ácido poliláctico. Estos materiales llevan muchos años utilizándose en suturas médicas por lo que su seguridad está más que probada.

  • Hilos tensores mixtos: Los hilos Silhouette Lift son un ejemplo de esta categoría. También están compuestos de un filamento de polipropileno al igual que los hilos no reabsorbibles, la diferencia radica en el modo en que estos hilos se fijan a la piel. Estos hilos no se fijan mediante dientes o púas, sino que presentan conos de ácido poliláctico a lo largo de la hebra, esta sustancia es totalmente biocompatible y reabsorbible, además estimula la producción de colágeno.

hilos 2.jpg

Como ves, los hilos tensores son una excelente opción si estás pensando en realizarte un tratamiento de rejuvenecimiento facial, conseguirás un efecto lifting sin cirugía.